Sacar fotos o hacer fotografía? (2º parte)

Como comentábamos en la intervención anterior, las etapas en el desarrollo fotográfico son un hecho, todos las vamos transitando y así nos vamos superando y creciendo en esta disciplina. Si nos centramos en aquellos que nos resulta de especial interés hacer fotografías, que de alguna manera la encaramos al menos como un pasatiempo favorito, en esta etapa la fascinación se centra fundamentalmente en el equipo y la necesidad de conocerlo y dominarlo para “hacer buenas fotografía”, todas las inquietudes pasan por aprender sobre él y de asegurarnos que la “calidad de las imágenes” que obtenemos sea la mejor, depositamos en él toda la capacidad de lograrlo. Paralelamente centramos nuestro interés visual en las cosas bellas que nos rodean, paisajes, atardeceres, efectos personales, afectos cercanos, en nosotros mismos, etc. En muchos casos sentimos la necesidad de profundizar más allá de la información que obtenemos en diferentes redes y/o bibliografía y decidimos hacer un curso, formarnos, y así, sin darnos cuenta, vamos alimentando ese bichito que nos invade y nos cautiva. Aprendemos a sacarle partido a los recursos técnicos, a obtener imágenes efectistas, a estimular nuestra ansiedad de foto espectacular, siempre dentro de los límites que los conocimientos específicos y la cultura general que poseemos nos permiten.

A partir de aquí podemos observar una bifurcación de caminos, y me baso en mi experiencia personal, esta dependerá fundamentalmente de como sea la formación que recibamos, de que tan amplio es el planteo del conocimiento de la fotografía que nos ofrezcan, y especialmente de la estructura, metodología y objetivos de la misma, obviamente siempre estarán presentes nuestras inquietudes y expectativas y como no también, nuestro objetivo para con esta disciplina.

Aquí es donde se comienza a construir, a crecer, esa pasión de la que muchos hablamos y que cuando alcanzamos no podemos dejar nunca más…

Esa bifurcación que os menciono nos plantea un camino corto, fácil pero limitado y otro mucho más largo, complejo pero mucho más enriquecedor.. y se impone una elección. Aquellos que eligen el primero obviamente lo hacen a sabiendas y satisfaciendo sus expectativas y aunque el alcance de sus logros será limitado (no por esto menos importante para quien la ejerce), es totalmente respetable.

Ahora bien.., aquellos que elegimos el camino largo, la carrera de fondo, considero que hacemos una elección de vida, fotográfica, y aunque algunos puedan tener otras profesiones, ocupaciones, o no, vivimos la fotografía como una necesidad esencial.

En estas condiciones cada cual posee su manera de entender, vivir y definir la fotografía y a cada persona que le preguntemos, “que es para ti la Fotografía?” nos darán respuestas variadas pero que podemos englobar en dos grandes aspectos, uno de ellos, quizás el más habitual, tiene características más introspectivas, más personales, que la defines por lo que la fotografía le provoca a cada uno, por los sentimientos que les genera, por la posibilidad “expresiva” que descubren en ella, estas características que no son exclusivas de quienes lo expresan así, en general esta forma de entenderla conducen a una fotografía que me gusta definir como una fotografía con un fin en si misma*, está claro que la fotografía, la imagen, nunca es puramente un fin en si mismo pero considero que, para comprender las diferencias y visualizar los alcances, podemos permitirnos categorizarla de esta manera.

*La fotografía considerada como “Un fin en si misma” es una fotografía que fundamentalmente satisface nuestras necesidades e inquietudes personales (satisface nuestro ego), no está dirigida a un público en particular y con otra finalidad que no sea la de satisfacer visualmente al espectador, es una fotografía pretenciosa de la belleza, que trasmite sensaciones e incluso documenta e informa en ciertos casos, pero fundamentalmente exterioriza la necesidad expresiva del/la autor/a esperando la aprobación del interlocutor.

Este aspecto diría que lo poseemos en común todos los que nos gusta y ejercemos la fotografía, pero existe otro aspecto que considero que no es tan habitual, que a mayores del descripto antes, nos permite otros alcances… esa otra fotografía se denomina “Fotografía generadora de sentido”, la característica fundamental de esta fotografía es la de ser un “Medio” y no un “Fin”…

…Continuará.                                                                                                                                                                    Tony Vacas